TU VOZ HABLA DE TI
Por muchos es sabido ya que la posición de la laringe en el cuello y sus conexiones nerviosas dan muchas pistas acerca de la persona que habla, convirtiéndose la vocalización en un instrumento no solo del habla o del canto, también es un instrumento para la transmisión del sentimientos y sensaciones que manifiestan nuestro bienestar, nuestras emociones, nuestras identidades y nuestras personalidades.

Si examinamos el cuello vemos como la laringe comparte estado con muchas de las grandes líneas de la vida. En el cuello encontramos un autovía por la que transitan sangre, aire, comida señales nerviosas y fluídos respiratorios. Igual que en cualquier autovía, unos transitan mas rápido que otros y en diferentes direcciones pero innegablemente dejan huella en el asfalto. Así pasa con la voz. Cuando alguna persona emite sonidos vocales, podemos darnos cuenta de si come, respira profundamente, está nerviosa, contenta, cansada, etc. Incluso con algunos instrumentos de medición podemos identificar los latidos del corazón en la señal sonora de la voz. A menudo muchas alteraciones neurológicas se manifiestan a través de la voz antes que por otras vías. Vemos pues, como la voz se concierte en una ventana de la salud y de la función corporal.

No es para sorprendernos que la genética también influya en lo que es nuestra voz. Después de todo, las cualidades tonales y de timbre vocal vienen dadas por la forma, el tamaño y el tejido de las partes del cuerpo que interviene en la formación del sonido vocal: Laringe, cuello, garganta y estructuras faciales.

La diferencia genética mas grande la identificamos con respecto al sexo. La laringe de un varón adulto es un 40% mas larga que la de una mujer adulta. Es más, la parte de los pliegues vocales (cuerdas vocales) que vibra, es un 60% mas larga en los varones que en las mujeres. Adicionalmente, ellos cuentan con un músculo vocal dentro de sus cuerdas, que es mas robusto y que permite que el cierre de la cuerdas vocales sea mas ajustado que el de ellas. La complexión masculina, además, favorece un mayor poder acústico.

Otra marcada influencia que aparece en el estudio de nuestras cualidades vocales, se refiere al medio ambiente. Existen dialectos y rasgos regionales que colorean nuestras voces y parámetros vivenciales que la modifican tales cono ser victima de abusos, baja autoestima, miedo, aflicción que se manifiestan como debilidad de expresión o inestabilidad. Todas estas circunstancias se entretejen creando nuestra propia identidad vocal.

En el próximo post hablaremos sobre los efectos de la edad en nuestra voz y de cómo retrasarlos e incluso combatirlos.

Más artículos sobre la voz en www.vivia aflorezcom.com

Comments are closed.